Sardinas a la plancha: más fácil, imposible

2011-08-23_IMG_2011-08-23_12 51 34_efe_20110823_123607

Sardinas asadas en un “chiringuito”

Cuando llega el verano, en la costa del mediterráneo aparecen, a veces en la playa, los chiringuitos y su plato estrella: las sardinas, asadas en una espadita de lata clavada en la arena, junto a un montón de brasas. En casa pueden prepararse en la parrilla, o a la plancha. Es un plato tremendamente simple, y con un sabor muy intenso.

Así es como me quedaron:

DSC_0007

En este post voy a mostrar como preparo mis saridnas a la plancha.

Qué hace falta:

  • Sardinas. De 4 a 8 por persona, dependiendo del tamaño. Enteras, sin limpiar, ya que queremos todo el sabor oculto en el hígado y las tripas.
  • Sal, pimienta, pimentón ahumado, aceite de oliva, ajo, limón.
  • Una sartén o una plancha de hierro. Mortero, pincel.

¿Cómo se preparan?

  • Primero, ponemos la sartén al fuego para que se caliente. Tiene que estar echando humo.
  • Machacamos en el mortero el ajo, pimienta, oliva, pimentón y sal.
  • Pintamos las sardinas con la mezcla que preparamos en el mortero.
  • Agregamos unos cristales de sal gruesa sobre las sardinas.
  • A la plancha, de 3 a 4 minutos por lado. Antes de sacar, tiramos unas gotas de jugo de limón sobre cada una.

Algunas fotos del proceso:

Sigue leyendo

Anuncios

Setas Braseadas con Pimentón y Oliva

Las setas -particularmente las de cardo o de chopo negras, pleorotus…- se encuentran todo el año en cualquier supermercado. Lo común es comerlas salteadas, y, lamento decirlo, preparadas como el culo: blandas, sin sabor, empapadas, tristísimas…

Esta receta es siempre un éxito, y quienes prueban las Setas Braseadas no podrán contener algún comentario de esos que llenan de orgullo.

¿Qué necesitamos? Una bandeja de setas, claro.

Otros ingredientes y utensilios:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra, lo más intenso posible.
  • Pimentón, de calidad, aromático, intenso. Puede ser picante o dulce; ese carácter se transmitirá a la seta, it´s your choice.
  • Sal, pimienta.
  • Una rejilla de alambre para parrilla. Esto es importante para poder dar vuelta las setas… A mano, sobre los hierros de la parrilla, es prácticamente imposible.

Procedemos según los siguientes pasos:

  • Se colocan las setas en la parrilla, cuidando de superponerlas lo menos posible.
  • El fuego debe ser intenso y uniforme, brasas pequeñas y muy encendidas es lo mejor, con poca ceniza.
  • Se ponen las setas sobre el fuego, y se las baña con un hilo de aceite de oliva. La idea es que el aceite caiga sobre las brasas, generando abundante humo y alguna eventual llama. Yo suelo preparar este plato sosteniendo la rejilla, para acercarla o alejarla de las brasas según el humo, el calor y las llamas.
  • Sin darlas vuelta se condimentan con sal y pimienta -moderadamente-
  • Se espolvorea el pimentón, generosamente. Otra vez: si cae sobre las brasas, mejor, ya que queremos capitalizar el olor a tostado.
  • Damos vuelta la rejilla y repetimos.
  • Sacuda y deje unos segundos más si es necesario para quitar todo el aceite posible. Logre que parte de las setas estén doradas o hasta un poco quemadas. Con experiencia encontrará el punto. Experimente.

Estas operaciones suelen insumir unos 4 o 5 minutos que son suficientes para que estén en su punto. Lo que más tarda en cocinarse son los tallos de la setas, por lo que conviene revisar que no quede ninguno demasiado gordo antes de comenzar.

Se sirven en un plato blanco decorado con pimentón. Yo, personalmente, las prefiero picantes.